PRODUCTORES ASOCIADOS DE EXTRACTORA LA FRANCIA SE CERTIFICAN RFA

27/10/2014 (Todo el día)

El grupo de Productores Asociados de Palma de Izabal (PAPI), se certificó satisfactoriamente luego de un año de trabajo e implementación de la norma de la Red de Agricultura Sostenible (RAS). El grupo, compuesto por siete productores de palma de aceite asociados a Extractora La Francia, certificó 1,459 hectáreas.

Miguel Osorio, de la Fundación Interamericana de Investigación Tropical (FIIT), organización guatemalteca, no gubernamental y no lucrativa, que promueve la investigación científica y socioeconómica, así como el uso sostenible de recursos naturales para la conservación de los ecosistemas y miembro de RAS, dijo estar satisfecho con el resultado de la auditoría.

Osorio, como auditor líder del proceso declaró que “la fortaleza del grupo se ve en cada uno de los miembros. Desde hace un año han venido implementando la normativa y se nota la fortaleza y el involucramiento total de los dueños. Se cumplen las condiciones laborales, se evidenció claramente la mejora continua, la educación ambiental y las capacitaciones”.

Para certificar las fincas con el sello de Rainforest Alliance Certified se utilizan 100 criterios desarrollados por la RAS, que abarcan el mejoramiento continuo, criterios sociales, ambientales y económicos para garantizar y adoptar el concepto de agricultura sostenible.
Benito Mungia, asesor técnico para los productores asociados de Extractora La Francia, testimonia haber visto la mejora en la producción de los asociados. “Con el compromiso de darles acompañamiento técnico por parte de Agrofrancia, se ha visto una mejora significativa en sus rendimientos. Ahora están aportando cerca del diez por ciento de la fruta que se procesa en Extractora La Francia. Todos han mejorado sus rendimientos productivos y sus prácticas agrícolas”.

De igual manera Mungia explica que ve la mejoras a nivel laboral y ambiental. “Los trabajadores utilizan sus equipos de protección personal para aplicaciones y equipos de seguridad para cosecha y recolección de fruta. Hay botiquines en el campo y hoy día los trabajadores sienten que están en un mejor ambiente de trabajo. Hay menos accidentes laborales y naturalmente mejora su rendimiento”. “Se utilizan únicamente agro insumos aprobados por la RAS, se han implementado áreas especificas para triple lavado y hay fosas sépticas en áreas de vivienda” aporta.

Leonel Sandoval, productor asociado, dijo que “conforme se va avanzando y conociendo se da uno cuenta de lo que es cumplir con las normas establecidas”. Así mismo mencionó que “es un beneficio para todos que se lleven más y mejores controles” y que se hace más responsable a la gente. Agregó también que vale la pena tener una manera de mostrar el cumplimiento con las leyes, “no hay que verlo como una imposición sino como una manera de demostrar lo que se debe cumplir, que son las leyes existentes”.

La RAS desarrolló el concepto de agricultura sostenible como una manera de lograr la integración en las prácticas agrícolas, trato con colaboradores, comunidades rurales, consumidoras y ambientes, con el objetivo de poder incrementar los beneficios sociales y económicos de los productores y al mismo tiempo reducir los impactos ambientales.

Los principales beneficios al certificarse con la normativa de la RAS bajo el sello  Rainforest Alliance Certified son: Poder aumentar la eficiencia de las fincas, reducir insumos costosos y mejora de administración. Además los trabajadores se benefician teniendo un lugar de trabajo más limpio, seguro y digno donde se respetan sus derechos.

Pedro Cerrate, gerente de Certificaciones y Medio Ambiente de Agrofrancia, comentó: la implementación de la Norma de la Red de Agricultura Sostenible de los productores asociados, ha sido una muestra más del compromiso que tenemos como corporación de ser una empresa sostenible productora de palma a nivel mundial en toda su cadena de logística. Ha sido un reto para la Gerencia de Certificaciones y Medio Ambiente acompañar a los productores asociados durante todo el proceso de implementación y a la vez un proceso satisfactorio al ver como cada uno de los productores fue tomando los criterios como parte del día a día en su proceso productivo hasta convertirlos en parte de su cultura.  El compromiso que los productores asociados hicieron en pro de la normativa RAS, ha sido clave importante para obtener la Certificación con una calificación de 97 puntos.